De origen chino, fue desarrollado por el Gran Maestro Ed Parker, cinturón negro 10º grado, renombrada figura mundial de las Artes Marciales, fundador de la Internacional Kenpo Karate Asociación y autor de importantes libros entre los que se encuentran “La enciclopedia del Kenpo”, “El zen del Kenpo” y la serie de volúmenes “Los infinitos caminos del Kenpo”.

El aprendizaje del “alfabeto de movimientos”, es decir, los elementos básicos, permiten una vez asimilados generar combinaciones de movimientos limitados únicamente por tu voluntad; que en una situación de agresión en la calle te permiten desenvolverte con seguridad, firmeza y soltura, saliendo indemne y con todo lo que llevabas. Además, el Kenpo Karate genera con su práctica un mejor conocimiento del cuerpo y de su movimiento en el espacio con el estudio del “Patrón universal de movimientos”. Efectuar sus técnicas en los tiempos correctos confiere a quien las practica un ritmo al movimiento que le da fluidez y gracia.

El Kenpo Karate no pretende generar una capacidad agresiva y usarla luego con malos propósitos, eso deshonraría al kenpoísta, por ello su primera ley es un poético y letal código de honor:

“Vengo a ti sólo con Kenpo Karate, mis manos vacías. No tengo armas, pero si soy obligado a defender mi persona, mis principios o mi honor, si es cuestión de vida o muerte, de justicia o injusticia, entonces aquí están mis armas, Kenpo Karate, mis manos vacías.”